¿Qué es la clase de marca?

¿Te has preguntado alguna vez qué es la clase de marca?

La clase de marca es algo esencial para registrar una marca, es saber a que clase pertenece nuestro producto o servicio, es decir, que clasificación tiene, también conocido como “nomenclator” o “clasificación de Niza”.

¿Qué diferencia hay entre clases?

Si has decidido registrar tu marca, tienes que saber que todos los productos o servicios que se pueden registrar se pueden agrupar en 45 clases de marcas diferentes: 34 clases corresponden a productos y 11 clases corresponden a servicios.

Qué es la clase de marca

Si quieres registrar “Viajes Galápago”, tendrás que saber a qué clase corresponde tu actividad, en este caso a la clase 39 que incluye; transporte, embalaje y almacenamiento de mercancías, y organización de viajes. En el caso de los productos, si fabricas zapatos tienes que saber que es la clase 25 donde se incluye; prendas de vestir, calzado y artículos de sombrerería.

¿A qué clase corresponde mi producto?

Puedes ayudarte en este link para ver tu producto a qué clase pertenece. En ocasiones, esto no es tarea fácil, por comprenderse muchas actividades de varias clases, por lo que mejor que consultes con un especialista en propiedad industrial. El te podrá asesora tras conocer tu actividad profesional, te explicará qué es la clase de marca y a qué clase corresponden los productos o servicios que quieres comercializar.

¿Cómo ahorro dinero en las tasas oficiales del registro de una marca?

Las tasas oficiales del registro de una marca se pagan en función del número de clases de marcas en las que solicitamos el registro.

El mínimo para el registro de una marca es una clase. Si quieres añadir más clases, subirá el precio del registro ya que las tasas aumentan. Por lo que si realizamos correctamente la decisión de las clases en las que vamos a realizar el registro, ahorraremos de dos formas;

1. No añadiremos clases innecesarias de productos y/o servicios que no vayamos a comercializar.

2. Nos evitaremos futuras oposiciones. Si ampliamos mucho el número de clases, posiblemente una marca similar o parecida al coincidir también en la clase, presentará una oposición para que nuestra marca no prospere.

Aconsejamos sobretodo, que las marcas se registren siendo conocedores del futuro de esa marca y se utilice tal y para lo que finalmente se registre, de esta forma evitaremos pleitos y trámites.

Así que como siempre, para estar seguro de como registrar una marca en la clase correcta, puedes localizarla en el nomenclator o lo más aconsejable: hablar con uno de nuestros agentes registradores para salir de dudas, ellos te asesorarán en todo momento y seguro que te dirán algo que se te pueda “escapar”.

¿Necesitas más información?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *